Satélites naturales – información, tipos, características y ejemplos

Te explicamos qué son los satélites naturales, qué tipos y propiedades tienen. La luna y otros satélites naturales del sistema solar.

satélites naturales
Los satélites naturales de los planetas se llaman lunas.

¿Qué son los satélites naturales?

un satélite natural Es un cuerpo celeste que orbita alrededor de otro cuerpo más grande. y que los acompaña en el movimiento de traducción. Los satélites naturales que orbitan alrededor de los planetas se denominan «lunas» (algunos planetas tienen varias lunas en su órbita). Los únicos sin satélites naturales son Mercurio y Venus.

Muchos científicos afirman que los planetas y otros cuerpos grandes pueden haber conservado sus satélites naturales al capturarlos gravitacionalmente. Es decir, algunas lunas solían moverse por el espacio de forma independiente, y cuando se acercaban a un cuerpo de mayor densidad y tamaño, comenzaban a formar parte de su órbita.

En otros casos, como en el la luna terrestre, formada por un gran impacto entre un asteroide y el planeta Tierra. La roca y el polvo resultantes de la explosión del choque se dispersaron en el espacio y luego se agruparon para formar la luna, que estaba lo suficientemente cerca de la Tierra como para quedar atrapada en su órbita.

Te puede ayudar: cuerpos celestes

Propiedades de los satélites naturales

mareas lunares satelitales naturales
Los satélites naturales también ejercen gravedad sobre el planeta que orbitan.

Los satélites naturales pueden variar en composición, tamaño, forma, etc. Sin embargo, tienen algunas propiedades en común:

  • Se mueven en la órbita de un cuerpo celeste más grande.por la gravedad que ejerce.
  • Suelen ser sólidos. y en su mayoría no tienen una atmósfera llamativa.
  • Sus órbitas pueden ser regulares o irregulares..
  • Su atracción gravitatoria actúa sobre los planetas que orbitan. (En el caso de la Tierra, la gravedad de la luna hace que suban las mareas).

Tanto los planetas como los satélites naturales tienen su propia gravedad. Aunque la de los planetas es más grande (haciendo que mantengan al satélite en su órbita), el satélite también ejerce cierta influencia sobre el planeta.

Tipos de satélites naturales

Los satélites naturales se clasifican en:

  • Satélites pastores. Los que se encuentran dentro de los anillos de un planeta, particularmente los «gigantes» o planetas «exteriores» del sistema solar.
  • satélites coorbitales. Los que forman dos o más satélites en la misma órbita de un planeta.
  • satélites de asteroides. Aquellos, generalmente pequeños, que giran alrededor de asteroides.

Los satélites naturales también se clasifican por su tipo de órbita, que puede ser:

  • regular. Estos satélites que mantienen una órbita constante alrededor de otro cuerpo celeste, es decir, en la misma dirección que el planeta.
  • Irregular. Las que mantienen órbitas muy alejadas del planeta que orbitan, y que suelen ser elípticas e inclinadas.

Satélites naturales en el sistema solar.

saturno satelites naturales
Además de sus anillos, Saturno tiene 61 lunas confirmadas.

Hay alrededor de 160 satélites naturales confirmados en el sistema solar. y otros cien aún están bajo investigación.

El primero en descubrir que otros planetas tenían lunas fue Galileo Galilei, quien en 1610 pudo discernir las cuatro lunas más grandes de Júpiter, el planeta que tiene la mayor cantidad de satélites naturales (al menos 69 descubiertos hasta el momento). En segundo lugar está Saturno con 61 lunas confirmadas.

Los planetas, asteroides y cometas que orbitan alrededor de diferentes estrellas. como el sol, también pueden verse como satélites naturales.

El sistema solar tiene ocho planetas confirmados y millones de planetas más pequeños, asteroides, cometas y otros cuerpos celestes que orbitan alrededor de la estrella brillante. Todos ellos pueden ser considerados satélites naturales de alguna manera..

Luna

La luna es el único satélite natural de la tierra., tiene un diámetro de 3.476 kilómetros (una cuarta parte del diámetro de la Tierra) y es el quinto satélite más grande del sistema solar. Viaja a una velocidad de 3.700 km/h y tarda 27,3 días en dar la vuelta al planeta, período denominado «orbital» o «sideral», que significa «de las estrellas» o «relacionado con las estrellas».

Sin embargo, el tiempo entre una luna llena y la siguiente es de 29,5 días. Este tiempo extra se debe al cambio de ángulo cuando la tierra gira alrededor del sol.

La luna tiene su propia gravedad. Aunque es mucho menor que la gravedad de la tierra, ejerce influencia sobre el planeta ya que hace que suban las mareases decir, las masas líquidas terrestres son atraídas por la fuerza gravitacional de la luna.

La marea creciente no siempre ocurre a la misma hora del día, sino que varía según las fases de la luna que ocurren en diferentes momentos. Dependiendo de la instancia de la fase lunar, la intensidad de la marea varía, por ejemplo:

  • marea muerta. Ocurren durante las fases creciente y menguante de la luna y se caracterizan por cambios pequeños o menores en las mareas.
  • mareas vivas. Ocurren durante las fases de luna llena…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.