Qué son, función, tipos, ejemplos y prefijos

Te explicamos qué son los sufijos, para qué sirven, qué tipos hay y cuáles son los más utilizados. Además, ¿qué son los prefijos?

Sufijos de acuse de recibo diminutivos
El 80% de los idiomas utilizan sufijos que forman palabras a partir de una raíz.

¿Qué son los sufijos?

En el idioma español, los sufijos son un tipo de partículas morfológicas o morfemas que se utilizan para formar una palabra añadiéndola a la raíz (o sujeto) de la misma para añadir, determinar o completar sus significados o acepciones. A saber, eres Partículas que añadimos al final de una palabra para completar o modificar su sentido o significado.

Los sufijos son parte de los llamados afijos: partículas que funcionan al agregarse dentro del orden de las palabras ya sea antes (prefijos), en el medio (infijos) o al final (sufijos). Cada uno de ellos tiene peculiaridades y reglas de uso y, a menudo, orígenes etimológicos muy diferentes.

En el caso especial de los sufijos, éstos son partículas que Por regla general, no tienen significado propio. fuera de la gramática del idioma y, por lo tanto, rara vez pueden formar palabras por sí mismos. Por otra parte, por asociación con una raíz léxica (que está dotada de un significado referencial propio), los sufijos modifican ese significado o añaden un significado gramatical.

Por ejemplo: la palabra maldición se forma a partir de la raíz Maldito– (del latín maledictum, «decir cosas malas», «desear mal»), donde radica el contenido léxico y semántico de la palabra. Esta raíz necesita el sufijo -ción pudiendo convertirse en un sustantivo que denota una acción y que existe regularmente dentro de la lengua.

Un sufijo puede incluso cambiar la categoría gramatical de una palabra, convirtiendo sustantivos en adjetivos o adjetivos en verbos. Son herramientas extremadamente versátiles.

La sufijación es un proceso lingüístico muy común entre los lenguajes humanos (el 80% de ellos lo usa parcialmente), especialmente en la formación de nuevas palabras donde se pueden agregar diferentes terminaciones a una raíz para obtener nuevas palabras.

Te puede ayudar: semántica

tipos de sufijos

Sufijos flexivos de número
Las terminaciones -s y -es son sufijos numéricos flexivos.

Los sufijos en español se pueden clasificar de diferentes maneras, dependiendo, entre otras cosas, de su origen histórico, de su idioma original (si son préstamos). Pero lo más importante es la forma en que diferencia sus funciones conectándose a la raíz de la palabra. Entonces tenemos los siguientes casos:

  • sufijos apreciativos. Se trata de aquellos sufijos que unidos al lexema o raíz forman una palabra con visos calificativos, es decir, expresan cómo la persona entiende, aprecia u observa el referente de quien habla. Este tipo de sufijos convierten las raíces en agradecimientos (de ahí su nombre), y estos, a su vez, pueden ser de diferentes tipos:
    • sufijos aumentativos. Como su nombre indica, estos sufijos permiten aumentar o maximizar el significado de la raíz léxica de la palabra, ya sea para indicar que el tamaño de un objeto es grande, o que el significado de algo es más intenso o más fuerte, o cualquier otra connotación que tiene algo de gran magnitud en nuestra cultura. Por ejemplo: de «casa» podemos usar «cas-Hola‘ Agregando un sufijo indicando que es una casa grande o una casa muy lujosa y muy ostentosa.
    • Sufijos Diminutivos. A diferencia del caso anterior, este tipo de sufijos sirven para reducir o debilitar el significado de la raíz léxica, ya sea porque el referente es pequeño o importante, o en algunos casos porque lo valoramos. Por ejemplo: de «favor» podemos «favor-Yo cito“Añadiendo un sufijo indicando que el favor es pequeño y no debe molestar demasiado al otro”.
    • sufijos peyorativos. En este caso, los sufijos sirven para fijar la posición personal y subjetiva de la persona en relación con el referente, especialmente cuando se trata de una evaluación negativa. Por ejemplo, de «Frau» podemos decir «Frau-Zuela‘ para indicar que pensamos mal de ella o que es una mujer de vida humilde.
  • sufijos flexivos. Los sufijos flexivos, a diferencia de los anteriores, no reflejan las valoraciones referentes que tiene una persona, sino que cumplen una función puramente gramatical. Esto quiere decir que tiene sentido su función dentro del propio lenguaje, para describir lo mejor posible el objeto o la realidad a la que alude el lenguaje. Entonces tenemos los siguientes tipos de inflexiones:
    • Sufijos flexivos de género. Las flexiones de género son aquellas que modifican la terminación de una palabra para indicar a qué género (masculino o femenino) se refiere. por lo general son -para y -odependiendo de si el hablante es hombre o mujer, aunque a veces el -y. Por ejemplo: maestro-o para el macho, amo-para para el femenino.
    • Sufijos de número de inflexión. Similar al caso anterior, el propósito de las flexiones numéricas es indicar si el referente es singular o plural (el sufijo -S). Por lo tanto, usando el mismo ejemplo del caso anterior: maestro (singular) o maestro-S (Plural). Como puedes ver, la flexión…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.