Organismos en Descomposición – Concepto, Tipos y Ejemplos

Te explicamos qué son los descomponedores y qué tipos hay. También su importancia ecológica y algunos ejemplos.

Descomponedores - escarabajos peloteros
Los descomponedores ocupan el nivel más bajo de la cadena alimentaria.

¿Qué son los descomponedores?

Todos esos organismos heterótrofos se llaman descomponedores, cuya principal fuente de alimento es la materia orgánica en estado de descomposición, que ayudan a reducir al mínimo los componentes utilizables (descomposición). Los descomponedores ocupan la parte inferior de la cadena alimentaria porque garantizan nutrientes y fertilizantes a los productores primarios.

La descomposición es un proceso común e importante en el ciclo de vida y sigue a la muerte, ya sea completa (un individuo completo) o parcial (partes, restos o miembros de un individuo). Este proceso es llevado a cabo por una comunidad diversa de microorganismos descomponedores formada por numerosas especies de hongos y bacterias.

Algunos consumidores, llamados consumidores de detritos o detritívoros, a menudo se consideran descomponedores. Se alimentan de detritus, que es materia orgánica muerta que incluye cadáveres, hojas y heces. Los comedores de desechos y los descomponedores microbianos destruyen los organismos muertos y los productos de desecho.

Ver también: Factores bióticos

tipos de descomponedores

organismos en descomposición
Los detritívoros se alimentan de los desechos corporales de otros organismos.

Según el tipo de materia orgánica en descomposición de la que se alimentan, podemos hablar de tres tipos básicos de organismos en descomposición:

  • detritívoros o detritófagos. Son organismos consumidores que se alimentan de detritos, es decir, restos corporales de otros organismos, como residuos vegetales (hojas secas, frutos en descomposición, flores marchitas, etc.). Toda esta materia orgánica cae al fondo de los diversos ecosistemas y al descomponerse crea una capa de materia orgánica en descomposición llamada «humus».
  • coprófago. Son los organismos consumidores que se alimentan de las heces de otros organismos más complejos, es decir, de sus excrementos. Allí encuentran material orgánico utilizable que otros animales no pueden digerir, en su totalidad o en parte, utilizando primero lo que ya se ha utilizado.
  • demonios. Son los consumidores que se alimentan de cadáveres, es decir, los cuerpos de organismos muertos. Una vez que la vida ha cesado, varios microorganismos comienzan a digerir la materia orgánica, ayudados primero por insectos, carroñeros y otros organismos que devoran el cuerpo o hacen los restos de las cacerías de otros animales más grandes.
  • saprotrofos. Son los propios descomponedores, son heterótrofos microbianos que se alimentan a sí mismos al descomponer las moléculas orgánicas en los restos (cadáveres y desechos corporales) de todos los miembros de la cadena alimentaria. Liberan moléculas orgánicas simples como dióxido de carbono y sales minerales que pueden ser reutilizadas por los productores. La mayoría de las bacterias y los hongos son importantes descomponedores.

Importancia ecológica de los descomponedores

son descomponedores organismos vitales para el ciclo de transferencia de energía y la materia en todos los ecosistemas. Son los garantes de la plena explotación de los recursos biológicos: descomponen la materia orgánica en sustancias cada vez más básicas y elementales, cada vez más cercanas a las necesarias para el desarrollo de los organismos productores o primarios (como las plantas).

Sin ellos, la descomposición de la materia sería un proceso mucho más largo y laborioso, sobre todo en el caso de los últimos depredadores que normalmente no son presa de nadie.

Ejemplos de descomponedores

Organismos en descomposición - bacterias
Las bacterias son el primer frente de descomposición activado de la materia.

Algunos ejemplos de descomponedores son:

  • las bacterias. Una verdadera fauna de microorganismos heterótrofos vive en el intestino de los animales y en la naturaleza. Cuando la vida ha cesado, son el primer frente activado para la descomposición de la materia al fermentar, oxidar y consumir tejidos.
  • la mayoría de las setas. Los hongos saprofitos (no parásitos) suelen crecer en lugares ricos en humedad y que descomponen la materia orgánica, como por ejemplo. B. en el suelo de un bosque caducifolio o del color de un baño mal ventilado. Allí descomponen químicamente la materia para obtener energía y nutrientes que les permitan crecer y reproducirse.
  • gusanos. Las diversas especies de lombrices llevan una existencia ciega bajo tierra, cavando túneles y alimentándose de materia orgánica en sus etapas finales de descomposición.
  • larvas de insectos. Varios insectos, especialmente moscas, ponen sus huevos en cadáveres u otros desechos orgánicos en descomposición para usar la materia orgánica como fuente de alimento para sus larvas. Estos son los gusanos que aparecen en los animales muertos y se los comen por dentro para…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.