Factores bióticos – concepto, clasificación y ejemplos

Te explicamos qué son los factores bióticos y cómo se clasifican. Ejemplos de factores bióticos y su relación con los abióticos.

factores bióticos - elefantes
Los animales son seres vivos, por eso factores bióticos.

¿Cuáles son los factores bióticos?

Los factores bióticos son todos aquellos que tienen vida, de modo que son considerados en uno de los reinos de la vida y cuyas interacciones están encaminadas a la supervivencia y reproducción de su especie. En otras palabras, los factores bióticos son todos los seres vivos que forman parte de un ecosistema y todas las interacciones que tienen lugar entre ellos. Suelen referirse a lo que se considera en la flora y fauna de un ambiente particular, pero también incluyen hongos y microorganismos.

Los factores bióticos suelen encontrarse organizados en poblaciones, es decir, grupos de Individuos de la misma especie que comparten un hábitat particular. A su vez, las poblaciones de un mismo sitio interactúan entre sí y forman una comunidad.

Ver también: adaptación de los seres vivos

Relaciones entre factores bióticos

Compartir un entorno conduce al establecimiento de diferentes tipos de relaciones entre los factores bióticos.

  • entre la misma especie:
    • competencia (por comida, espacio u otros recursos).
    • Relaciones cooperativas (para protegerse contra depredadores, navegar procesos migratorios o compartir trabajo).
  • entre diferentes especies (interespecífico)
    • Relaciones de competencia por los mismos recursos: alimento, luz, espacio, humedad, etc.
    • Relaciones que sugieren una desventaja para algunas de las especies: depredación, herbivoría, parasitismo.
    • Relaciones que implican beneficios para ambos: reciprocidad y simbiosis.
    • Relaciones en las que una de las especies involucradas recibe una ventaja o desventaja mientras que la otra no es ni favorecida ni perjudicada: comensalismo y amensalismo, respectivamente.

Las relaciones de nutrientes que ocurren entre los seres vivos que comparten un hábitat están representadas en las cadenas alimenticias (o cadenas alimenticias), que reflejan el flujo de materia y energía en los ecosistemas.

Los factores bióticos se diferencian de los abióticos en que estos últimos son inertes, es decir, no están asociados a la vida sino a la materia circundante y sus procesos (químicos, climáticos, físicos, etc.) no son orgánicos. Los factores abióticos son aquellos que determinan el medio físico en el que viven los seres vivos.

Clasificación de los factores bióticos

Los factores bióticos se pueden clasificar en tres tipos según cómo se alimentan y su lugar en la cadena alimentaria:

  • producir organismos. También llamados autótrofos, estas criaturas pueden producir su propio alimento a partir de materia inorgánica y una fuente de energía. Los organismos productores pueden ser de dos tipos:
    • fotoautótrofos. Son ellos quienes elaboran su alimento a través de la fotosíntesis, proceso en el que sintetizan azúcares a partir del dióxido de carbono y el agua aprovechando la luz. Por ejemplo: plantas.
    • quimioautótrofos. Son ellos quienes obtienen la energía para producir sus alimentos a partir de diversas reacciones químicas exotérmicas de compuestos inorgánicos. A diferencia de los fotoautótrofos, estos organismos no utilizan agua en el proceso quimiosintético y no producen oxígeno. Este grupo incluye algunas bacterias que viven en ambientes extremos.
  • organizaciones de consumidores. También conocidos como heterótrofos, son aquellas criaturas que necesitan alimentarse de otras, es decir, necesitan consumir materia orgánica para mantener su metabolismo y la obtienen de otras criaturas. Hay dos tipos de consumidores:
    • herbívoros. Se alimentan de organismos productores, por ejemplo plantas, semillas, raíces, algas o vegetales. Este grupo incluye animales pequeños como el conejo hasta otros animales grandes como la jirafa.
    • carnívoro. Se alimentan de otros organismos consumidores (herbívoros o incluso de otros carnívoros). Este grupo incluye desde insectos y arácnidos hasta grandes mamíferos como el león.
    • detritívoros. También se les llama detriófagos y se alimentan de detritos, es decir, materia orgánica muerta. Esto incluye cadáveres, hojas y excrementos. Este grupo incluye protozoos, lombrices, moluscos, crustáceos, miriápodos (como los ciempiés) y una variedad de insectos como escarabajos y moscas.
  • organismos en descomposición. También llamados saprotrofos, son aquellas criaturas que obtienen energía de la materia orgánica presente en los cadáveres y restos corporales de todos los integrantes de la cadena alimenticia y realizan el proceso de “reciclado” de la materia y la energía. En general, liberan moléculas simples como dióxido de carbono y sales minerales que pueden ser reutilizadas por los productores. Este grupo incluye heterótrofos microbianos como bacterias, hongos y levaduras.

Ejemplos de factores…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.