Concepto, causas, consecuencias y desertificación

Te explicamos qué es la deforestación, sus causas y consecuencias. También cómo evitarlo y su relación con la desertificación.

deforestación
La deforestación se debe principalmente a la actividad humana.

¿Qué es la deforestación?

deforestación es la destrucción o el agotamiento de la superficie Silvicultura (bosques naturales)principalmente a través de la acción humana al talar o quemar árboles con el objetivo de obtener insumos industriales (como la industria de la madera y el papel) o tierras de cultivo para el trabajo agrícola.

Aunque la deforestación es un proceso causado principalmente por actividades humanas, los bosques a veces pueden sufrir daños similares debido a desastres naturales como incendios forestales durante sequías o actividad volcánica.

De cualquier manera, la deforestación es una de las amenazas más graves que actualmente se ciernen sobre las masas boscosas del planeta. Pone en jaque el hogar de millones de especies tiene un enorme impacto en la degradación del suelo y el secuestro de carbono (Proceso directamente relacionado con la fotosíntesis que realizan las plantas).

Por lo tanto, numerosas iniciativas en todo el mundo están tratando de sensibilizar a la población sobre la urgencia de endurecer las leyes para proteger las grandes reservas forestales e invertir recursos en la recuperación de bosques en todo el mundo.

Ver también: problemas ambientales

Tipos de deforestación por sus causas

La deforestación es un fenómeno único que se puede clasificar en dos tipos según sus causas:

  • Deforestación natural. Esto se debe a los efectos de los desastres naturales y eventos que son inherentes a la dinámica de la tierra, por lo que no pueden ser previstos o detenidos una vez que han comenzado. Este tipo de deforestación ocurre, por ejemplo, durante grandes tormentas con rayos, tornados, erupciones volcánicas o incendios forestales que pueden destruir un bosque en muy poco tiempo. Otra causa de la deforestación natural son las plagas y enfermedades de los árboles provocadas por insectos (como escarabajos y pulgones) capaces de provocar una «tala natural» masiva.
  • deforestación humana. Es el resultado directo o indirecto de las actividades humanas y por lo tanto es nuestra responsabilidad. Representan la principal causa de deforestación y, a diferencia de los fenómenos naturales, pueden evitarse. Las principales causas de la deforestación humana incluyen:
    • expansión de la mancha urbana. Las ciudades crecen con el aumento de la población y se necesita nuevo espacio para la construcción de viviendas y obras viales. Los bosques son los primeros en pagar el precio.
    • Tala indiscriminada con fines agrícolas. El aumento de la población mundial trae consigo la necesidad de producir cada vez más alimentos, requiriendo cada vez más tierra cultivable. Para este fin, se suelen talar áreas enteras de bosque y convertirlas en granjas o pastizales.
    • Extensas operaciones de registro y papel. Las industrias de la madera, la pulpa y el papel y otros productos derivados de los árboles se sustentan con el consumo de vastas secciones anuales de los principales bosques. Aunque estas empresas a veces también invierten en programas de reforestación, la tasa de deforestación siempre es mucho más alta que la tasa de plantación de nuevos árboles.
    • Malas leyes forestales y estados negligentes. La responsabilidad última de proteger estos recursos naturales recae en los estados en cuyos territorios se encuentran los bosques, pero muchos de ellos carecen del incentivo para protegerlos, especialmente cuando hay dinero en juego.

consecuencias de la deforestacion

La deforestación impacta la biodiversidad del quetzal
La supervivencia de especies como el quetzal depende de la conservación de su hábitat.

Las consecuencias de la deforestación a gran escala no son pequeñas ni fáciles de remediar. Los más importantes incluyen:

  • pérdida de biodiversidad. Las selvas y los bosques se encuentran entre los ecosistemas más fértiles de la tierra, albergando miles o millones de formas de vida de todo tipo (un alto porcentaje de las cuales ni siquiera han sido descubiertas por la humanidad). Todo esto está en riesgo si destruimos su hábitat.
  • Aumento de carbono en la atmósfera y calentamiento global. Los bosques cumplen una función termorreguladora del planeta ya que absorben grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2), que utilizan para realizar la fotosíntesis, proceso que implica la fijación de carbono y la liberación de oxígeno (Odos) a la atmósfera. La deforestación aumenta el nivel de dióxido de carbono que se acumula en la atmósfera. Este cambio de ciclo de este gas provoca un aumento de la temperatura global, ya que el CO2 es el gas de efecto invernadero más importante.
  • destrucción del suelo. La radiación solar, el viento y la lluvia (todos factores de erosión) se ven muy atenuados por la presencia de bosques, que actúan como defensas del suelo. Sin ellos, los elementos afectan directamente al suelo, provocando cambios de relieve y

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.