Capitalismo y socialismo – concepto, diferencias y visiones

Te explicamos qué son el capitalismo y el socialismo, los principales sistemas económicos y cuáles son sus diferencias.

socialismo y capitalismo
El capitalismo y el socialismo son dos sistemas económicos y filosóficos opuestos.

capitalismo y socialismo

Hay muchas formas de explicar eso Diferencias entre capitalismo y socialismo, dos sistemas económicos y filosóficos opuestos. Comencemos definiendo ambos.

CAPITALISMO: El capitalismo es un sistema basado en la propiedad privada de los medios de producción y la La acumulación de capital como vía hacia la riqueza de las naciones. En este sistema, la oferta y la demanda, elementos que integran la lógica del mercado, son los que regulan la distribución del capital y por tanto la asignación de los recursos.

Surgió como consecuencia del ascenso de la burguesía a convertirse en la clase dominante en la modernidad y en especial después de la Revolución Industrial, que dio origen a la sociedad industrial de consumo.

SOCIALISMO: El socialismo es en sí mismo una doctrina política y económica que promueve la propiedad social y comunal de los medios de produccióny su administración por la clase obrera, el proletariado, para construir una sociedad sin clases en la que exista igualdad en la distribución de recursos y oportunidades.

El socialismo también proviene de las revoluciones burguesas y el liberalismo de la Ilustración francesa, pero recién en el siglo XX, con los aportes de Karl Marx y Federico Engels, el socialismo adoptaría una lógica “científica”, es decir, un modelo y un modelo. procedimiento, y ya no sería sólo una forma de crítica al sistema imperante.

El socialismo también se conoce como comunismoaunque ambos términos no son exactamente iguales.

Ver también: lucha de clases

¿Cual es la diferencia entre ellos?

La gran diferencia entre estos dos sistemas apunta primero a la Modelo económico y el papel del estado en él. Mientras los capitalistas defienden la plena libertad económica y dejan que el mercado determine las necesidades de producción y consumo y por tanto dejen fluir la riqueza, los socialistas prefieren una economía intervenida y controlada por el Estado, que actuaría como custodio de la desigualdad social.

Los capitalistas ven en este papel proteccionista del Estado una intervención artificial que en realidad no permite un equilibrio productivo entre las fuerzas productivas y de consumo, sino que lo favorece artificialmente mediante la introducción de impuestos o restricciones comerciales.

Además, afirman que el Estado nunca gestiona los recursos de forma tan eficiente como el mundo empresarial, y que la distribución de ayuda económica a los desfavorecidos, los planes sociales y otras formas de inversión social sólo hacen que los desfavorecidos dependan más del apoyo estatal.

Por su parte Los socialistas acusan al mercado de no construir sociedades estables en absoluto, pero sólo para favorecer a los poderosos, a los que controlan los medios de producción y los grandes capitales nacionales e internacionales. En su opinión, la sociedad capitalista es una gran fábrica de pobreza, ya que el modelo de vida privilegiado de la clase alta sólo puede mantenerse mediante la explotación de la fuerza de trabajo de la clase baja.

Se podría decir que los socialistas abogan ante todo por la propiedad comunal y el principio de solidaridad, mientras que los capitalistas defienden a toda costa la libertad y el individualismo, incluso a pesar de las injusticias que los acompañan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.